MOMENTO LIFETIME

Madres campeonas

Detrás de cada triunfo deportivo hay una vida de esfuerzos y sacrificios. Aquí te contamos la historia de cuatro madres que hicieron lo imposible para apoyar a sus hijos en sus carreras. Ellas son las campeonas secretas, ejemplos de coraje y perseverancia.

 

Odessa Grady Clay, madre de Muhammad Ali: El gran campeón norteamericano de boxeo contó en numerosas entrevistas que fue su madre quien lo apoyó a lo largo de toda su carrera. A pesar del tormentoso matrimonio con un hombre violento, Odessa inculcó en su hijo valores éticos que influyeron enormemente en su desarrollo como boxeador. Presente en cada pelea, Ali la llamaba cariñosamente “Pájaro”, y se refería a ella como el pilar de su vida.

 

 

Celia María Cuccittini, madre de Lionel Messi: Mucho antes de que Messi se convirtiera en el mejor jugador de fútbol del mundo, su madre tuvo que tomar una de las decisiones más difíciles de su vida para preservar la salud del niño. Lionel había sido diagnosticado con un problema hormonal que afectaba su crecimiento, y la familia tuvo que dejar su Rosario natal para mudarse a España, donde el Fútbol Club Barcelona pagaría el costoso tratamiento.

 

 

Wanda Durant, madre de Kevin Durant: La madre del exitoso jugador crio sola a sus cuatro hijos. Wanda tuvo dos trabajos simultáneos, y, aunque el dinero no alcanzaba, nunca bajó los brazos. Durante su conmovedor discurso al recibir el premio al Jugador Más Valioso, Kevin se refirió a su madre como la verdadera campeona, y contó las penurias que tuvo que pasar para alimentar a sus hijos y mantenerlos lejos de la delincuencia.

 

 

Andrea Mancuso, madre de Julia Mancuso: Cuando la campeona olímpica de esquí Julia Mancuso tenía 15 años, su vida dio un vuelco dramático. Su padre Ciro fue encarcelado por liderar una banda de narcotráfico. Andrea, su madre, la ayudó a convertir toda la furia e impotencia en combustible para su carrera deportiva. El esfuerzo valió la pena: Julia es la esquiadora norteamericana con más medallas olímpicas en su haber. 

 

 

Y tú, ¿qué serías capaz de hacer por el bienestar de tus hijos?

No dejes de ver UNA MADRE PARA AMAR, el viernes 10 de Mayo, por Lifetime.