MOMENTO LIFETIME

La importancia del acompañamiento en pacientes con cáncer de mama

El diagnóstico de un cáncer de mama puede ser uno de los momentos más difíciles para una mujer. A partir de ese instante suelen aparecer un sinfín de emociones, en especial miedo y angustia provocados por el desconocimiento y la incertidumbre. Por eso es de vital importancia que la medicina se humanice y no solo se ocupe de tratar la enfermedad, sino que provea un acompañamiento que ayude a tranquilizar a las pacientes durante todo el proceso.

La atención integral permite que las pacientes se sientan apoyadas y las ayuda a comprender que no están solas durante el combate de una enfermedad cuyo tratamiento, a pesar de los avances, puede llegar a extenderse durante 9 meses a un año, minando la moral de las pacientes y sus entornos.

Para muchas mujeres se suman dificultades extras, como volverse dependiente de los demás o incluso la toxicidad de la medicación, que puede alterar los pensamientos y provocar cambios de humor y de carácter. Por todo esto, el apoyo y la comprensión de familiares y amigos son de vital importancia para sobrellevar esta etapa.

LT.0710.CM1

Tanto es así que, hay estudios que correlacionan la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama y el impacto emocional de tener una pareja que la acompañe durante los procedimientos. Esto demuestra la importancia de los cuidados emocionales de las pacientes para conseguir mejores resultados de sus tratamientos médicos. 

Sin embargo, es necesario entender que, en muchos casos, los amigos y la familia no saben cómo reaccionar ante la enfermedad y pueden no estar presentes de la manera adecuada por no saber cómo gestionar la situación. 

En este sentido, las organizaciones de pacientes cumplen un rol fundamental, ya que acompañan a estas mujeres que, más allá del vínculo con su médico, familiares y amigos, valoran estar en contacto con quienes atraviesan o incluso sobrepasaron una situación similar.

LT.0710.CM

Esto no solo sirve para tranquilizarlas, sino que les permite conectarse con las experiencias de otras mujeres, recibir consejos de alimentación y ejercicios, de orientación estética, de apoyo terapéutico, y hasta motivarlas a encontrar espacios de expresión, reflexión y artísticos, entre muchos otros.

Por tratarse de una enfermedad que se ha transformado en un evento crónico, el trabajo de un equipo multidisciplinario de profesionales que involucre todas las especialidades (cirujano, oncólogo, radioterapeuta, psicólogo, especialista en cuidados paliativos, etc.) y la inclusión de la familia son esenciales para atravesar este momento de inflexión en la vida que enfrenta a las mujeres con sus propios límites.


Fuente: saludesvida.marca.com

Imágenes: Shutterstock