MÁS ALLÁ DE LAS CÁMARAS

Amor a distancia

En tiempos de cercanía virtual, ¿cuánto influye la distancia real en una relación amorosa?

En los últimos tiempos, los estereotipos acerca de las parejas, el matrimonio y los vínculos afectivos han comenzado a ponerse en cuestión, desarmando absolutamente todo lo que creíamos saber acerca del amor. A la luz de estos cambios, cabe replantearse la pregunta: ¿son posibles las relaciones a larga distancia?

Los lazos amorosos hoy en día pueden tomar múltiples formas. Hemos descubierto y experimentado que factores como el matrimonio, la convivencia o el apego extremo, que antes podían considerarse como cruciales, no son en absoluto necesarios para que una pareja funcione. Incluso, en ocasiones, la distancia puede llegar a salvar una relación.

Pero, obviamente, una cosa es establecer una pequeña distancia (por ejemplo, pasar algunos días a la semana separados) y otra cosa es que, por razones externas, se establezca una relación a larga distancia, donde la lejanía será la regla y los encuentros físicos la excepción. Estas razones van desde una oportunidad de empleo en otro país, una beca de estudio hasta compromisos familiares y de toda índole.

En estas circunstancias, cada pareja sacará sus propias conclusiones y, a partir de expresar sus sentimientos, miedos y deseos con honestidad, decidirá si están en condiciones o no de intentar esta singular forma de vínculo.

Para llevarlo a cabo, en la actualidad contamos con múltiples herramientas. Si bien las redes sociales y las avanzadas formas de comunicación no llegan a resolver el problema de la distancia física, real, eso no significa que no podamos usarlas a nuestro favor. Una conversación por Skype nunca será lo mismo que un beso o una caricia, pero les permitirá a los enamorados compartir ese momento, transitar de manera conjunta la experiencia de echarse de menos.

También es útil acudir a fuentes de inspiración, conocer historias de parejas que han experimentado el amor a distancia de manera exitosa. Sin ir más lejos, luego de conocerse y enamorarse, la actriz Meghan Markle y el príncipe Harry atravesaron sus primeros meses de noviazgo a kilómetros de distancia, ella viviendo en Toronto y él en Londres, viéndose solo de manera esporádica.

Y tú, ¿has pasado mucho tiempo sin ver a tu pareja? Si quieres conocer a fondo la historia de amor a distancia de la realeza británica, no dejes de ver Harry & Meghan: A Royal Romance