MOMENTO LIFETIME

Luz de gas: la violencia que se mantiene a oscuras

El maltrato hacia la mujer no siempre se percibe a simple vista.

Somos cada vez más las mujeres que ya no dudamos a la hora de alzar la voz contra la violencia de género, cualquiera sea su forma: física, sexual, verbal, psicológica. No obstante, este gran avance social presenta un problema, y es cuando el abuso no es detectable a simple vista, ni por su víctima ni por quienes la rodean.

Es el caso del abuso luz de gas (gaslighting, en inglés), un tipo de maltrato doméstico del que poco se habla, pero que muchísimas han sufrido, incluso durante largos períodos, sin siquiera darse cuenta.

Quien ejerce esta clase de violencia busca confundir y manipular a su víctima, hacerla dudar de sí misma. Y lo hace a través de diversas técnicas: simulando no comprender lo que ella le está diciendo, cuestionando su memoria de los hechos, pasando por alto sus opiniones, banalizando lo que siente o piensa, fingiendo no recordar lo que verdaderamente ocurrió, o asegurando que todo forma parte de su imaginación.

Algunas frases típicas de este tipo de abusadores son: “Estás exagerando”, “Yo nunca dije/hice eso”, “¿Te pones así por esta pequeñez?”, “¿Quién te metió esa loca idea en la cabeza?”, “No sé de qué estás hablando”, etc.

El término proviene de la obra de teatro británica “Gas Light” (1938), en la que un hombre procura convencer a su esposa de que está enloqueciendo, al punto de afirmarle que los cambios de intensidad de las luces (que funcionaban a gas) son producto de su imaginación, cuando en realidad él los está provocando.

Con el tiempo, la luz de gas termina por destrozar la autoestima de la víctima, dejándola en un estado de inseguridad, confusión y ansiedad constante, sin posibilidad de defenderse, ni siquiera de buscar ayuda (pues, si ella misma desconfía de sí y de su criterio, si no cree estar viviendo lo que siente que está viviendo, ¿cómo hará para transmitírselo a los demás?).

Pero hay una salida. Es cuestión de informarnos e informar, visibilizar la problemática, dándole la importancia que se merece y aceptando que se trata de una forma de violencia de género, tan nociva como cualquiera otra. Debemos aguzar los sentidos para detectar si algo de esto está sucediendo a nuestro alrededor, decir basta e instar a las víctimas a que lo hagan, y estar siempre dispuestas a escuchar y ayudar a quien lo necesite.

Y tú, ¿estabas al tanto de esta clase de maltrato doméstico?

 


 

Lifetime a través de su campaña VALORA TU TIEMPO busca generar consciencia acerca de la prevención del cáncer de mama.

ESTÁ EN TUS MANOS. Hazte EL AUTO-EXAMEN, la detección temprana salva vidas #ValoraTuTiempo.