MOMENTO LIFETIME

Malestar entre la familia real británica y Meghan Markle

Según medios periodísticos del Reino Unido, la presencia de Meghan Markle en el Palacio de Buckingham despierta suspicacias entre la familia real. La duquesa de Sussex, de nacionalidad estadounidense, actriz, divorciada, feminista y de ascendencia afroamericana, no termina de cuajar con la armonía del palacio real.

"Será condenada si hace, y será condenada si no hace", señala David Jenkins, periodista especializado y autor del artículo "Un año de Meghanomanía", publicado por Tatler. Ciertamente, Markle ha cumplido con todas las exigencias del protocolo y también con una agenda oficial sumamente abultada. Sin embargo, nada parece caer bien a la monarquía británica.

Los gestos desaprobatorios son profusos y en ocasiones difícilmente entendibles: porque cruza las piernas en un acto oficial, porque pronuncia palabras altisonantes o directamente indebidas, o incluso porque se toca 'demasiado' la panza de embarazada… A todo ello se suma el gran interés de la prensa por la presunta rivalidad que la duquesa de Sussex mantiene con su concuñada, Kate Middleton.

Además, los medios británicos hablan sin tapujos de una aparente desaprobación por parte de la reina Isabel II, de cierto odio por parte de la esposa del Príncipe Carlos y, en fin, varios rumores que incluyen apodos, malos comentarios sobre su carácter, ambiciones y despilfarros. Con respecto a esto último, según la prensa británica, el 'Baby Shower' organizado en Nueva York costó unos 500 mil dólares.


Fuente: infobae.com

Imagen: Shutterstock