MOMENTO LIFETIME

Por qué el 8 de marzo es el Día de la Mujer

No es sólo un mes, es nuestro momento. En Lifetime tenemos un compromiso REAL con las mujeres.

Aunque durante décadas la fecha estuvo disfrazada de celebración, el 8 de marzo está volviendo a convertirse en un día de lucha.
En 1975 la ONU declaró el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer y la fecha se instaló en los calendarios oficiales de gran parte del mundo. Sin embargo, el Día de la Mujer Trabajadora se conmemora en numerosos países desde comienzos del siglo XX.

Si bien existen diversas hipótesis sobre por qué se eligió el 8 de marzo para rendir homenaje a las mujeres y reivindicar su rol protagónico en las luchas obreras, la más difundida dice que fue para recordar a las 123 trabajadoras de la confección que murieron en 1911 en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, durante el incendio de la fábrica de camisas Triangle Waist Co.

Lo cierto es que el incendio ocurrió un año después de que fuera instaurado el Día de la Mujer Trabajadora durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en la ciudad de Copenhague en 1910.

Allí se decidió por unanimidad que cada 8 de marzo se haría énfasis en la necesidad de promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio femenino.

Luego de la terrible tragedia ocurrida en Nueva York, se recordó en los sucesivos homenajes a las obreras caídas y, a los reclamos, se sumaron pedidos de seguridad laboral que terminarían, tras años de lucha, cambiando las laxas leyes de salubridad de la época.

Durante las últimas décadas del siglo XX la fecha pareció cobrar un cariz casi celebratorio, en el que las mujeres recibían rosas y bombones de regalo. Actualmente, gracias a la popularidad que está alcanzando el movimiento feminista, el 8 de marzo está volviendo a convertirse en un día internacional de lucha, en el que se busca poner en foco la necesidad de terminar con la desigualdad de género que todavía impera en el mundo entero.

Este 8 de marzo, repitiendo la iniciativa de 2017, se convoca a un paro global de mujeres. La idea es visibilizar la fuerza productiva femenina, no sólo en los espacios laborales sino también en las tareas de cuidado y las labores domésticas, que siguen siendo realizadas mayormente por mujeres que no reciben ningún salario por el trabajo que hacen en sus casas cada día.