MOMENTO LIFETIME

Uma contra Weinstein

Cuando, meses atrás, estalló en Hollywood el escándalo de Harvey Weinstein, numerosas actrices dieron un paso adelante para dar su testimonio. Uma Thurman, sin embargo, decidió no hacerlo. Los motivos los expuso durante una entrevista en una alfombra roja el pasado octubre, donde, si bien manifestó su solidaridad con las víctimas que hablaron, dijo estar esperando sentirse menos enojada, “cuando esté lista, diré lo que tengo que decir”.

 

Y el momento llegó. Hace pocos días, The New York Times publicó un artículo que relata, con sinceridad y dolor, la devastadora experiencia de la actriz. 

Según cuenta, los acosos del productor comenzaron mucho después de conocerse. Ambos habían trabajado en Pulp Fiction, película que le dio a Harvey Weinstein renombre, dinero y poder, y que convirtió a la actriz en un ícono del cine.

La relación se hizo estrecha: Uma pasaba horas hablando con Weinstein de trabajo, en las que el productor mostraba respeto e interés por sus opiniones e ideas. La actriz supone que esta conexión previa la llevó a pasar por alto ciertas “señales de advertencia”. 

 

Y así es como terminó, en dos ocasiones distintas, en una habitación de hotel con Weinstein, siendo víctima de toda clase de abusos: “Me empujó hacia abajo, trató de meterse en mí, trató de exponerse”. Afortunadamente, logró escapar de ambas situaciones. No obstante, en un encuentro posterior, el productor amenazó con destruir su carrera si hablaba acerca de lo sucedido.

 

Pero ese fue solo el comienzo de la pesadilla. Thurman decidió relatar sus experiencias a su amigo Quentin Tarantino, quien enfrentó a Weinstein a los fines de resolver las cosas antes del rodaje de Kill Bill, donde los tres trabajarían juntos nuevamente.

Durante la filmación, el mismo Tarantino forzó a Uma a realizar una escena muy peligrosa, apropiada para un doble de riesgo, sin importar las negativas de la actriz. El resultado fue un choque automovilístico que dejó daños permanentes en su cuello y sus rodillas. Como si esto fuera poco, el director y los productores se negaron a mostrarle la grabación del accidente, grabación que le tomó 15 años conseguir y que publicó recientemente, junto con sus declaraciones.

A pesar de toda la violencia a la que fue sometida, Uma, como su gran personaje Beatrix Kiddo,  logró encontrar el coraje y la fuerza para hacer justicia, contando su verdad y transmitiendo un mensaje crucial para todas las mujeres y la sociedad en su conjunto: “Como niñas, estamos condicionadas a creer que la crueldad y el amor tienen alguna especie de conexión. Esa es la era de la que debemos evolucionar.”

 

¿Piensas que Weinstein tuvo algo que ver con el accidente de la actriz?