Hijas amigas, madres enemigas

Maddie y Chloe siempre han sido muy cercanas, a pesar de que sus madres, jamás dejaron de llevarse mal.